Santa Engracia y Mártires de Zaragoza

Admiro a todas las personas que defienden sus convicciones en causas justas y nobles  y que son capaces de hacer sacrificios, en algunos casos hasta llegar a pagar con su propia vida el precio puesto a sus creencias.

Uno de los paseos que más me gusta disfrutar en Zaragoza  arranca en “El tubo”, zona de tapeo muy conocida. Antes de comenzarlo, voy a  Casa Pascualillo para degustar alguna de sus tapas  acompañada de una copa de vino aragonés. Será por las fuerzas que uno adquiere, o porque reside en mi memoria haber hecho este paseo en mi infancia de la mano de mis padres o  abuelos, pero te aseguro que se ha convertido en un ritual que me encargo de trasladar a mis dos pequeños que se han sumado  a estos paseos por Zaragoza.

En la  salida de “El Tubo” que desemboca junto a Puerta Cinegia se encuentra el monumento a los mártires. Diseñado por Ricardo Magdalena, y realizado por Agustín Querol  se ubicó en la plaza anteriormente llamada Plaza de San Francisco. Fue inaugurado el 23 de octubre de 1904, aunque su primera piedra, se colocó en 1899. Aquí se rinde homenaje a todos los mártires de Zaragoza que lo fueron por religión o por defender a la patria. El monumento, evoca el recuerdo de la cruz del humilladero del coso, destruida durante la guerra de la independencia. Cada 1 de noviembre, se llena de coronas de flores que se marchitan sobre el monumento  con el transcurrir del otoño.

Me gusta mucho mirar  la forja  heráldica del escudo de Zaragoza y sobre todo me produce paz contemplar al ángel que culmina el monumento y que con su brazo derecho sujeta a un aragonés caído. Con su otro brazo, el ángel señala hacia el cielo  en dirección imaginaria hacia el que es el destino final de este paseo, uniendo el monumento a los mártires de Zaragoza, y el lugar en el que descansan en la  Basílica de Santa Engracia.

1.2

El Paseo de la Independencia, es el suelo que pisan mis zapatos hasta llegar a destino. Da gusto andurrear por sus porches y  cruzar la mirada con los paisanos o los visitantes que contemplan el paseo más conocido de la ciudad. Miro los nuevos comercios y guiño un ojo como si fuesen personas a algunas de las estatuas que hay en el camino y que homenajean a  insignes zaragozanos , Felipe Sanclemente,  Joaquín Costa… Estoy convencido que hablarle a nuestros monumentos, hace que nos cuenten  sus historias.

Enseguida llego hasta Santa Engracia rodeada de edificios hermosos, el que más me gusta, es el neomudéjar de  Correos y telégrafos construido en 1926. La Basílica, tiene  su origen como capilla cristiana del siglo III en donde se rendía culto a Santa Engracia que fue mártir en el año 303 aprox, San Lamberto y a 18 mártires zaragozanos más.  Así se desprende de un estudio que finalizó en 2008 que además apunta a que fue construida sobre una necrópolis cristiana extramuros de la ciudad. Se conservan en la cripta varios sarcófagos paleocristianos restaurados en los años noventa, que fueron realizados por los romanos en el siglo IV de los que te hablaré más adelante.

En la época visigoda, Santa Engracia fue iglesia, siendo centro de un barrio de población mozárabe durante la dominación islámica de la ciudad. Juan II la promovió como monasterio de Santa Engracia, en agradecimiento a la curación de unas cataratas a manos de un médico Judío, aunque no fue hasta el reinado de Fernando el Católico cuando se comenzó a construir.

2.JPG

La noche del 13 al 14 de agosto de 1808, durante los Sitios de Zaragoza, los franceses volaron el monasterio de estilo plateresco. Solo resistió la portada renacentista obra de los Gil Morlanes en 1514. El resto fue derruido en 1836. Cuentan que en su interior se albergaba una biblioteca con más de 2000 libros, ¿Te imaginas el daño que se hizo a nuestra cultura e historia en ese momento?

La estatua de Joaquín Costa, el que fuera gran impulsor de los movimientos regeneracionista en España contempla desde este lugar, como lo hago yo a su lado, la portada, en la que se recoge la escena de los Reyes Católicos orando, San Lamberto, el calvario, … me encuentro ante el lugar en cuyo subsuelo, reposan los restos de algunos de  los mártires religiosos y políticos de Zaragoza que dieron su vida por distintas causas.

El cuerpo me pide entrar. Es Semana Santa y me apetecen los espacios como este para rezar. Hoy quiero hacerlo por los mártires de Zaragoza. No hay mucha gente, el silencio me estremece. Al entrar, de frente, el Altar mayor en cuyo retablo diseñado por Ricardo Magadela se reproduce el Martirio de Santa Engracia y suspendido de un baldaquino, un Cristo que corona el retablo. A mi derecha, un hermoso baptisterio de mármol blanco y cerámicas de Talavera.

3

Recorro la nave antes de bajar a la cripta reconstruida en el siglo XIX por José Yarza. Cuando accedo, mi primera mirada observa en el presbiterio, bajo el altar, la urna romana que recoge los restos de Santa Engracia de Braga, zaragozana de origen Portugués y de San Lamberto, que fuera decapitado.Tras la urna, un sarcófago que guarda a los demás mártires. Como curiosidad te diré que ambos sarcófagos llegaron a Zaragoza por el Ebro procedentes de talleres romanos entre los años 315 y 350.

9..

Me acerco hasta los primeros bancos en donde me arrodillo para orar. No escucho nada más que silencio. Estoy en un lugar Sagrado que me despierta un profundo respeto.  A la izquierda miro a las principales reliquias en otra urna en cuyo interior se encuentran guardados el cráneo de Santa Engracia y el clavo con el que fue taladrado. También está  el cráneo de San Lamberto, así como sangre que coaguló de su mandíbula delante del Papa Adriano VI cuando visitó la cripta en 1522.

10

Vuelvo a la planta principal, quiero dar una última vuelta a la nave de la Basílica, despidiéndome de un nuevo paseo en el que he entrado en lo más profundo de una historia que se debe recordar.

En Zaragoza, han muerto personas defendiendo la que ahora es mi Fé y la que siempre será mi tierra. Seguro que pronto uniré de nuevo con un paseo, su monumento de la plaza de España, y el lugar en donde descansan los Mártires, siguiendo la seña que traza el ángel en mi imaginación…

IMG_3695

Gracias, Mártires de Zaragoza, por vuestra entrega.

VISTAS GENERALES

 

Anuncios

4 pensamientos en “Santa Engracia y Mártires de Zaragoza

  1. Muy interesante su artículo; solo lamento no haberlo leido antes de mi viaje pues me hubiera sido muy útil puesto que aunque he visitado Zaragoza,por motivos de trabajo, cientos de veces dentre 1965 y 2000 nunca me había sido posible hacer turismo, cosa que he realizado en mi breve visita del lunes4/04, martes5/04 y medio miércoles 6/04.
    He encontrado Zaragoza muy mejorada, muy cosmopolita, con tranvía y todo.
    Le invito a visitar mi blog https://lasmejoresideasdejeugenio.wordpress.com/
    En twt. ya le sigo.
    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s