Un paseo entre miradas ( Cap. 2)

En el primer capítulo, hemos visto  que Zaragoza esconde detalles cuanto menos curiosos, que en muchos casos, son poco conocidos. He recibido numerosos correos y comentarios, algunos visibles en el blog, que me han animado a preparar esta segunda entrega, localizando más detalles para ti. Los he encontrado camuflados en los edificios, pero también aparentes y sutiles pero en cualquier caso, dignos de ser contemplados y disfrutados. Como no, esta entrada contiene mi ingrediente secreto, el cariño a Zaragoza.

Nuestro paseo de hoy, discurre por la calle Don Jaime y finaliza en el Coso. Veremos por tanto, los detalles de dos de las vías principales y  más céntricas de la ciudad. Nos aguardan miradas de duendes, de damas, de musas, e incluso de animales, que van a acompañarnos a lo largo del recorrido de hoy. ¿Estás preparad@ para comenzar? ¡Vamos allá!

     En los últimos números pares de la Calle Don Jaime junto al comienzo de la Plaza de las Catedrales y la fuente de Goya, encontramos las primeras miradas de nuestro paseo, que no son otras que las de una pareja de duendes, adornados con flores y medallas, que están incrustados en la parte superior de una columna que forma parte de la estructura de un bello edificio. Por situarte, se encuentra frente al famoso restaurante “Las Palomas”

fullsizerender-6

Sin duda que la libre interpretación que hago sobre lo que veo, queda abierta a la imaginación de quien me honra con su lectura, pero en todo caso, allá voy;

Su gesto, bravucón y malvado, nos acerca a una pareja de duendes muy pillines, que comentan entre risas la actitud, el físico, el aspecto, o la vestimenta de los viandantes, que paseamos a sus pies. Como soy un poco susceptible, dentro de esa relación amistosa que mantengo con estos detalles escondidos de Zaragoza, les miro con gesto enfadado y dibujo en mi cara la misma expresión socarrona que me transmiten. Es un momento divertido, que en alguna ocasión ha provocado que quien se ha cruzado en ese lugar conmigo, haya podido  pensar que no ando muy bien de la cabeza, aunque eso, me da igual.

En ese mismo edificio, dentro de un conjunto artístico que recoge ornamentos y flores, adivinamos una nueva mirada, una nueva cara, esta vez de lamento o incluso de enfado. Es muy misteriosa, está soportada por una base de jarrón y sus orejas, son alas de ángel. De su cabeza, sale una asa forjada con adorno que parece ser una corona. Ante esta imagen, mi respuesta, es la de continuar el paseo cuanto antes, para no contagiarme de la amargura que transmite su contemplación, ¿no crees?

fullsizerender-2

Las puertas de Zaragoza, sus balcones, terrazas o portales, están siendo uno de los objetivos preferidos que puedes encontrar en mi cuenta de twitter @Julioantonio48. Fruto de ese trabajo, he localizado en el número 35 de la calle Don Jaime,  una joven con la mirada perdida y triste que vive sus días rodeada de hojas y frutos con forma de uva. Es una joven que tienta al transeúnte  al que invita a detenerse junto a ella aunque solo sea un instante.

img_2274

Pero los detalles de este edificio, no acaban en el portal porque si levantamos la mirada practicando ese ejercicio que tanto te recomiendo, observamos a una joven con coletas y rodeada de flores. Me encanta saborear el contraste entre la joven triste del portal,  y el colorido de esta otra en las alturas, que bien pudieran ser la misma, en distintas etapas de “su vida”

fullsizerender

El paseo continúa… ¿te das cuenta la cantidad de detalles que hemos visto? Pues quiero que sepas que apenas hemos recorrido la mitad de la calle Don Jaime y que  nos queda mucho por ver todavía. ¿seguimos?

Llegamos a la Plaza de Ariño, en la que encontramos a este precioso ángel, que culmina una columna que contiene un pilar laureado. Se encuentra en el edificio de la entidad bancaria Bantierra. Después de las caras de mis amigos los duendes, no viene mal una mirada angelical con la que continuar el camino… ¿seguimos?

44

De nuevo en un portal, frente a la iglesia de San Gil, descansa  una joven de pelo largo y ojos cerrados, flanqueada por dos jarrones. Esta imagen,  me despierta cierto enfado por el lamentable estado de suciedad en el que se encuentra, hasta el punto de que la foto está tomada de lejos y que incluso barajé no ponerla. En todo caso, me sirve para hacer un humilde llamamiento en favor del cuidado del patrimonio y de las obras que como esta, pueblan nuestra ciudad.

fullsizerender

Pronto vuelvo a encontrar belleza, relativamente conservadas, pero bellas, las musas del teatro principal, Melpómene, Thalia, Euterpe y Terpsicore, esculpidas por Francisco Rallo Lahoz entre 1969 y 1970. Podemos verlas desde la Plaza de José Sinués, en composición de rombo y  en la azotea de la fachada de entrada al público ya en la Calle Coso, por parejas.

Continúa nuestro paseo, y llegamos hasta la desembocadura de la calle Alfonso junto al Coso, donde encontramos unas imágenes de esas que no dejan indiferente a nadie por su belleza, su misticismo y su significado imaginario. Las verás en el edificio del antiguo Banco de Aragón, de estilo eclecticismo y neomanierismo. Para contemplar el conjunto con verdadera justicia, hay que situarse justo debajo de los dos Atlantes musculosos que parecen sostener la estructura y mirarles fijamente. Después, paso a paso, pero hacia atrás, retrocede hasta tener una perspectiva general del edificio. Cuéntame tus sensaciones en un comentario… me encantaría que lo hicieras.

img_2265

img_2272

La pieza más desconocida a tenor de las consultas que he hecho entre mis amistades, se encuentra en las columnas, porque ahí escondidas, hay dos caras de dos hombres, que tienen una especie de casco en sus cabezas con forma de ave, (posiblemente águilas)  He buscado información y consultado amistades, pero no he conseguido averiguar quienes son por lo que dejo a tu libre interpretación el significado de los mismos. Ni que decir tiene que si tienes información al respecto, me la hagas llegar.

img_2273

Nos espera una sorpresa, un león alado que verás si levantas la mirada hacia  el edificio de la Adriática de la calle Coso número 34, de más de 40 metros de altura, que llegó a ser el primer rascacielos de Zaragoza . Se trata del león de San Marcos, similar al que se encuentra en la ciudad de Venecia.

Nuestro león de San Marcos, se encuentra muy cómodo contemplando desde las alturas a la ciudad que tiene un león en su escudo.

IMG_2268.JPG

Finaliza mi paseo. Deseo que lo hayas disfrutado y que hayas descubierto detalles que tal vez no conocías.  Me despido con una foto que hice al azar a una de las palomicas que viven en Zaragoza y que observan desde sus cielos, el discurrir de las vidas de los maños y mañas. Me gusta mirar esta foto, para soñar despierto con volar como esa paloma y ver mi ciudad , mi querida Zaragoza, desde las alturas.

img_2256

 

 

Zaragoza origen y destino.

Anuncios

4 pensamientos en “Un paseo entre miradas ( Cap. 2)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s